Pisto con calabacín y patatas

Pisto con calabacín y patatas
Raciones 4
Una variante del pisto tradicional, añadiendo patatas y calabacín. Aunque es un plato muy fácil de hacer, también es muy laborioso, ya que hay que freír todo por separado, a fuego lento/medio y estar pendiente encima de ello para que no se agarre nada. Así que, aunque sencillo, hay que tener claro que lo mismo te pasas una hora en la cocina. Pero el resultado, ¡merece el esfuerzo!
Comparte tu opinión
Imprimir
Tiempo total
1 hr
Tiempo total
1 hr
Ingredientes
  1. • 1 cebolla.
  2. • 1 berenjena no muy grande.
  3. • 1 calabacín.
  4. • 4 pimientos verdes.
  5. • 4 patatas.
  6. • 500 gr. de tomate frito casero.
  7. • Aceite de oliva virgen.
  8. • Sal.
Nos hacen falta tres sartenes ya que hay que cocinar tres cosas por separado, a la vez
  1. Primero de todo, lavamos la berenjena, la secamos, la cortamos en trozos y la echamos sal. Reservamos. Lavamos también el calabacín, lo cortamos en trozos y reservamos. Lavamos los pimientos, los cortamos y despepitamos y, tras secarlos bien, los ponemos a freír en una de las sartenes en la que previamente hemos calentado aceite. Echamos sal y los dejamos friendo, a fuego medio, suavemente y tapados, moviendo de vez en cuando para que se frían bien y por igual.
  2. Por otra parte, echamos un chorro de aceite en otra de las sartenes (la más grande, ya que ésta va a ser en la que luego juntemos todos los ingredientes de las demás sartenes) y vamos pochando la cebolla previamente picadita y con un poco de sal.
  3. Mientras, pelamos las patatas, las cortamos en rodajas finas y las ponemos a freír en aceite en la tercera sartén. Las salamos y dejamos hacer a fuego medio y tapadas para que se vayan cociendo a la vez que friendo. Esto es muy importante ya que no las queremos fritas como para guarnición.
  4. Cuando la cebolla esté transparente, añadimos la berenjena y dejamos que se hagan juntas. Un poco más tarde, cuando la berenjena empiece a cambiar de color, añadimos el calabacín. Rectificamos de sal y seguimos haciendo a fuego medio, tranquilamente.
  5. Mientras, hemos estado vigilando y moviendo las patatas y los pimientos, cada uno por su parte. Cuando los pimientos estén listos y tiernos, bien hechos, sin que hayan llegado a ponerse marrones sus bordes, los sacamos de la sartén, los escurrimos bien del aceite, y los reservamos en un plato con papel absorbente.
  6. Hacemos lo mismo con las patatas: cuando estén blandas y bien hechas, las escurrimos, las reservamos en otro plato y reservamos.
  7. Cuando, en la sartén de la cebolla, veamos que tanto ésta como el calabacín y la berenjena estén ya ablandándose, agregamos el tomate frito y dejamos que se terminen de hacer cociéndose en el tomate, borboteando a fuego medio y removiendo frecuentemente para que nada se agarre. A media cocción añadimos los pimientos previamente fritos que hemos reservado y removemos para que vayan soltando sabor al guiso.
  8. Cuando falte ya poco para que todo esté bien hecho y veamos que ya el calabacín, la cebolla y la berenjena están totalmente blandos y hechos, añadimos finalmente al guiso las patatas. Removemos otro poco y dejamos un par de minutos más antes de apagar el fuego y servir directamente, bien calentito.
TernUra Guisada http://ternuraguisada.com/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *